12 sept. 2010

EL BARCO DE PAPEL (I)

EL BARCO DE PAPEL

En una calurosa tarde de Agosto Carlos despertó sobresaltado de un involuntario sueño al que sin duda le habían arrastrado las pesadillas que le atormentaron la noche anterior.
Cada vez que intentó conciliar el sueño durante la noche, sintió que su cuerpo era absorbido por una extraña fuerza; perdía el control sobre sí y los esfuerzos por desprenderse de esas desagradables sensaciones lo dejaban exhausto, sin aliento, sudaba hasta empapar completamente las sábanas y sus manos temblaban sin saber donde agarrarse.
Así sucedía una y otra vez.
La desesperación le hizo levantarse de la cama y dirigirse a la cocina casi sin saber donde le llevaban sus pasos. Encendió la luz y vio sus manos enrojecidas, el pijama empapado en sudor e involuntariamente dirigió su mirada al suelo. Al ver sus pies descalzos sintió un extraño frío que embargó todo su ser y el miedo le hizo caer redondo al suelo perdiendo definitivamente el control.



......

No hay comentarios: