13 sept. 2010

EL BARCO DE PAPEL (2)

                                                                         
                                                            RECUERDO


El inesperado despertar de la siesta vespertina le condujo sin proponérselo al recuerdo de la noche, hasta ahora única en su vida y en torno a la que le habían surgido oscuros interrogantes. La fuerte luz que entraba por la ventana del salón ofendía sin escrúpulos ante la completa oscuridad que habitaba en su mente.

Preparó una café bien cargado. Su único objetivo era tratar de poner en orden sus ideas.

El primer sorbo de café se vio acompañado del sonido del teléfono que le despertó por completo, olvidándose de las mil y una preguntas que le atormentaban.Era su hijo Javier pidiéndole que acudiera con premura a recogerlo al Instituto pues se había visto envuelto en un suceso desagradable. Sin preguntarle nada Carlos corrió a su encuentro pero el Instituto estaba cerrado.
Enmudeció. El atardecer se convirtió en su único compañero de vuelta a casa.

Sentía la necesidad de contarle a alguien lo sucedido pero casi no se atrevía a decírselo a él mismo. Nadie le entendería, pensaba, ni él mismo podía creer lo ocurrido.

La hora de ir a la cama se aproximaba y Carlos en cada minuto que transcurría sólo veía excusas para demorar el momento. Cayó el mando a distancia de sus manos quedándose dormido en el sofá del salón. El último canal de televisión sintonizado le acompañó toda la noche.

........

No hay comentarios: