1 mar. 2009

LA PACIENCIA TIENE UN LÍMITE


1 comentario:

Antonio Barrionuevo dijo...

Eso es lo que se llama ojo por ojo y diente por diente. ¿Lo disculpamos?