1 may. 2010

ZAPATERO CELEBRA EL PRIMERO DE MAYO 11 DÍAS DESPUÉS.

Primero de Mayo, fecha reivindicativa históricamente por los derechos del trabajador. Un concepto demasiado ambiguo en la España de nuestros días.
¿Quién es trabajador, el albañil en el andamio o el ejecutivo en el avión? ¿Y el que no tiene trabajo? Ese es el verdadero trabajador, el auténtico mártir de Chicago. Todo parece relativo y lo concreto no encuentra su lugar. Mil excusas.

Y nuestro Presidente del Gobierno para celebrarlo, eso sí, unos días después del uno de mayo, nos dice que los pensionistas van a ver congelados sus salarios, que la ayuda de 2500 euros por nacimiento desaparece, que a los funcionarios de este país, mayoría mil euristas se les roba un cinco por ciento de su salario….Y algunas medidas más que ahora no consigo recordar. Ah sí, que el gobierno se rebaja el sueldo un quince por ciento. Viva la solidaridad del gobierno. Viva la democracia y la participación de los ciudadanos en las decisiones políticas.

¿Estas son las medidas anticrisis para celebrar el primero de mayo ante casi cinco millones de parados? Tal es el nivel de manipulación que nos envuelve que a veces pienso que la cifra no es real. Los desempleados son los verdaderos merecedores de un monumento, los parados de España, personas que tienen todo el derecho a serlo sin duda más que ningún otro.

¿Qué hacer? Ni soy economista, ni político, ni experto en medidas anticrisis. Pero pienso que todo esto es consecuencia de la injusticia y del egoísmo, de no pensar en los demás y con el único fin de salvarnos, protegiendo nuestro estatus, la situación personal que incluso defendemos como digna sin valorar los medios a utilizar para conseguir el fin.

Servir a los demás siempre lo entendí como valor e idea de izquierdas; hoy todo parece lo que no es. Ni izquierdas, ni derechas, ni centros ni tangentes. Hemos creado sin apenas darnos cuenta una casta de políticos aprovechados, parientes íntimos de la situación extorsionada que tratan de transmitir como realidad y al tiempo se atreven a decir que luchan por los intereses de la ciudadanía. Y ¿qué es para ellos la ciudadanía?

Carcajeo por fuera aunque tirite por dentro al ver tanta demagogia y mentira, envuelta de manipulación. ¿Qué pretenden? ¿Donde están sus ideologías y sus acabados principios? Y digo acabados pues tuvieron un final más que prematuro. ¿Cuáles son esos principios? ¿Solidaridad, respeto, paz, justicia, libertad, igualdad, fraternidad?….¿y muchos más valores que hacen al hombre persona? Pues en nombre de todos ellos nos vemos donde nos vemos, si es que alcanzamos a vernos ya, pues han tratado de hacerlos suyos y engañarnos a cara descubierta.

Lo más triste es que siguen haciéndolo, siguen…
¡Basta ya!

6 comentarios:

CORDOBESA dijo...

Que razón tienes, cada día hay mas egoísmo y ambición.
Cada día hay mas parados y quien lo pasa mal.
No se si esto tendrá solución, pero como no llegue pronto, no se donde iremos a parar. Y lo peor es que ni ellos saben como arreglarla este desastre. Saludos.

David dijo...

Estupenda reflexión y crítica!!

Todo lo que dices es cierto, pero nosotros no podemos caer en su juego aunque nos tengan atados de pies y manos y sobre todo atados el grito a la igualdad.

Un abrazo y mientras haya gente como tú, siempre habrá posibilidades de que este mundo sea un mundo para todos.
Ah! Gracias por colarte en mi rincón y dejar tu sincero comentario.
Venga, vamos!!

♥ Sussy* dijo...

Excelente! cuanta razon, tienes
Me encanto leer algo tan bien, Dicho y elaborado, Te dejo un beso y un Saludo Hasta Pronto.

RICARDO MIÑANA dijo...

Buen texto Francisco, has hecho
una buena reflexion,
un placer leerte.
feliz semana.

MTeresa dijo...

Palabrería perversa y vacía,
la realidad es terrible
y miserable.
No se puede vivir
tan alegremente sabiendo
que a tu alrededor
gente callada oculta
sus penurias.
Me da vergüenza hasta comprarme
ropa xDios
ni zapatos ni bolsos
ni visitas al corte inglés.
La solidaridad empieza con el sacrifico de uno

Antonio Barrionuevo dijo...

Amigo Sierra:

La maldita crisis -no esta de ahora que supongo será pasajera, aunque al final no quede títere con mascara- de la que viven los poderosos y con la que nos asustan, no acabará lamentablemente con el triunfo de la justicia, sino con el entierro del que sólo tiene sus manos para sostenerse. Amigo, doblegados nos veremos y a merced de los zánganos que viven de nuestra sangre, porque estos parásitos son abundantes. No es tiempo de revolución y sí de tragar... de momento.

Saludos.