22 jul. 2008

UNA DE CELEBRACIONES





¿Cómo es posible celebrar cien días de fracaso y además sin complejos?.
El cinismo y la osadía llegan a unos límites insospechados y de nuevo la realidad ha superado a la ficción. No le doy crédito a estas iniciativas que sin lugar a dudas son gravemente insultantes.

Quizás necesite un poco de luz para entender estas cosas.
Tarta sin velas o velas sin tarta.

No hay comentarios: